Emprender para creer

La educación es uno de los pilares básicos del desarrollo de una persona. De hecho, nos pasamos media vida formándonos, pero nunca es suficiente porque siempre hay algo nuevo, algo distinto y alguien que controle mucho más una materia que tú. Por este motivo, es clave el desarrollo de habilidades. Ya no se trata de memorizar o de resolver problemas matemáticos de manera brillante, ahora se necesita algo más. Del alumnado se pretende que adquiera habilidades para que gestione de manera eficaz los recursos que su entorno le proporciona. Por este motivo, la Junta de Extremadura apuesta por fomentar las habilidades emprendedoras en todas las etapas educativas a través del programa de Cultura Emprendedora y ha contado con nuestro equipo para transmitir visualmente qué ha supuesto esta iniciativa para toda la comunidad educativa. Nosotros hemos sido los afortunados de grabar “el premio” al esfuerzo de todo un año, así que imaginaos lo bien que lo hemos pasado.

El objetivo principal de Cultura Emprendedora es que el alumnado aprenda a trabajar en grupo, por proyectos y poniendo en común sus conocimientos a través del consenso y la colaboración. Decía Benjamin Franklin con respecto a esta metodología: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Pues de esto se ha tratado. A principio de curso, la Junta de Extremadura lanzó este mensaje a todos los centros educativos de la región y a partir de entonces, los colegios e institutos y las clases interesadas comenzaron a trabajar. En cada etapa educativa el proyecto ha sido diferente: Junioremprende, Teenemprende, Youthemprende y Expertemprende.

Los más pequeños, los de Primaria, tenían que crear una cooperativa o asociación con fines sociales. Algunos optaron por lanzarse al cultivo ecológico; otros desarrollaron la tecnología con la que han nacido, pues son nativos digitales; muchos tiraron de imaginación y creatividad para fabricar objetos artesanos y los más golosos elaboraron dulces exquisitos para sustituir la nociva bollería industrial. El broche final de ese proyecto se puso en cinco encuentros: dos en Mérida, uno en Cáceres y otros dos en Badajoz. En esas jornadas, los niños y niñas montaban su stand y se lo explicaban al resto de compañeros de otros colegios. También bailaron al ritmo de la canción de verano y experimentaron para aprender ciencia. Mientras reían, se divertían y exprimían las horas al máximo no se cortaban al hablar ante nuestras cámaras. Fue sencillo encontrar espontaneidad y frescura en las respuestas a nuestras preguntas. Estaban completamente entusiasmados y eso se notaba.

Por otra parte, los adolescentes disfrutaron de uno de los recintos más punteros de Extremadura: el Centro Internacional de Innovación Deportiva “El Anillo” de Guijo de Granadilla. Estaban sorprendidos por el sitio y sus caras al bajarse del autobús lo decían todo. No imaginaban que algo así estuviera en Extremadura. Fueron dos días repletos de actividades ideadas para ellos: una gimkana con cinco retos, un espacio para el debate y la reflexión y una carrera de obstáculos hinchables. También tuvieron que mover el esqueleto y entrenarse antes de correr como locos. Nuestros cámaras volvieron a sus 15 años y se contagiaron del ambiente festivo.

Este premio fue totalmente literal en la categoría de Expertemprende, donde 6 grupos de estudiantes de FP obtuvieron un reconocimiento material por haber creado un plan de empresa. La presentación ante el jurado fue muy intensa y la gala final fue un ensayo de lo que probablemente tengan que hacer en un futuro. Estaban nerviosos, pero la organización y las ganas pudieron con todo. Al finalizar se sinceraron con nosotros. Igual de sinceros fueron los alumnos y alumnas de Bachillerato, que reconocieron que les venía bien eso de cambiar de aire. Una biblioteca fue el escenario elegido para una experiencia piloto. Parecía fácil, pero se trataba de captar las emociones, el trabajo en grupo y el interés de cada chaval. Dos cámaras pendientes de lo que ocurría en cada grupo, algo que se volvió aún más grande en la jornada final. Los alumnos de seis centros de Extremadura se reunieron en el Palacio de Congresos de Mérida para dar forma con piezas de lego a sus ideas. Detalles, muchos detalles, caras y emoción. Vehículos originales, colorido, ideas innovadoras y ¡magia!

Ha sido un mes muy intenso repleto de grabaciones en el que también hemos vuelto al instituto y, además, de verdad, porque otros dos escenarios fueron el IES Al-Qázeres (Cáceres) y El IESO Martín Ramón Martínez de Burguillos del Cerro (Badajoz). Seguimiento a profes, recorrido por el instituto y mucho por contar y ver. ¡Estos chicos y chicas prometen!

Horas y horas de grabación compactadas en 5 vídeos y cientos de fotos. El resultado, creemos, ha merecido la pena. Nuestra esencia y la de esta iniciativa quedarán para siempre. No obstante, si además conseguimos que algún profe o alumno más se anime a participar al curso que viene…habremos cumplido nuestro objetivo con creces.

 

Celia Guerra
Redactora

Leave a Reply